Aquí, ahora, existo

Pensando de que escribir, me di cuenta que pensaba. Entonces, tome una decisión nueva y deje de pensar para sentir.
Y sentí la música que llega hasta mis oídos, y el ruido también.
Sentí la calma que hay en mi; y me sentí en calma.
Sentí mi pecho inflarse y desinflarse, rítmicamente y armoniosamente.
Y con este respirar, sentí la calma, la paz y la libertad.

Acalle mi mente y pude oír. Calme mi mente y me habito la paz.
Saque los problemas de mi mente y la libertad brillo en su lugar.
Un equilibrio sano de mi vida, en mi, llega a mis sentidos y mi vida.

Suavemente y, con gracia, mi sonrisa pobló mi cara y las arrugas mostraron, tanto mi edad, como mi placer por la vida.
La senda que venia andando me tenia desorientado y tan solo había que callar la cabeza.
Y si fuese "tan solo" seria tan sencillo"; es que hay que tener constancia, decisión y determinación. Hay que desear y hacer en pos de ello.
Hay que imponerse sobre la mente, sobre esa herramienta que en la gran mayoría del tiempo es una herramienta mal utilizada -o utilizada por un otro que no es mi YO, sino mi miedo .

He callado mi mente y esto puede durar tan solo unos minutos, o unos segundos. Se que no puede durar para siempre.
He callado mi mente y me permito sentir y sentirme; en ese silencio del vocero del caos y los miedos.
Ahora, aquí, existo.
Aquí, ahora, existo.

Existir, luego estar. Primero el plano espiritual -de consciencia- y luego el plano material -o de conducta-.

- Por fecha 29/12/2014 - 

Expectativa Cero


Trabajo milenario, hoy en día.
- Por fecha 28/12/2014 - 

Expectativa Cero