La vibración

La música despierta mis sentidos y con ellos despierto yo. El ritmo que me llega es el que vibra en mis células.
Adopto posturas, gestos y movimientos acorde a la vibración que llega desde el exterior.
Este mismo acto se puede realizar gestionando nuestro propio ritmo interior, nuestra propia música; nuestro propio sonido y vibración.
Adoptar el estado que deseamos, el ritmo y vibración que deseamos en un estado consciente.
Atento de lo que sentimos, de lo que pensamos, de lo que decimos, de lo que hacemos, de lo que vibramos.

Mi vibración es como yo deseo vibrar en mi mundo, y mi mundo vibrará en sincronía con mi música.

Siempre aparecerá un sonido que desafine; pues tan solo está allí para recordarte que estás comenzando a desafinar y es tan solo volver a mantener el ritmo deseado y elegido.

El amor es una vibración, la paz es una vibración; la libertad es una vibración. Como también lo son la  sonrisa, la bondad, la contención; la asistencia y el buen hacer.

Elegimos que vibrar -vivir- siempre.
Si no lo estamos eligiendo conscientemente; denlo por seguro que lo estamos eligiendo inconscientemente.

¿Que ritmo/vibración/música deseamos para nuestra vida?.... ¿que esperamos para vibrarlo?

- Por fecha 09/03/2015 - 

Expectativa Cero



En su isla

- Por fecha 08/03/2015 - 

Expectativa Cero