Desde donde

¿Porque nos enseñaron a tener miedo?
¿Porque nos educaron a pensar sin sentir?
¿Porque nos enseñaron a señalar al malo?
¿Porque nos entrenaron para quejarnos el mayor tiempo posible?
¿Porque nos educaron que quien hace bien algo termina siendo un tonto?
¿Porque nos entrenaron a suponer en vez de preguntar?
¿Porque nos aislaron del otro, asfixiando las posibilidades de vínculos?
¿Porque nos obligaron a recibir las responsabilidades de otros como obligaciones nuestras?

Tantos "porque" y tantas respuestas que tan solo justificarían o que nos harían perdernos en la bruma del debate.

Deberíamos dejar los porque; deberíamos dejar de buscar respuestas a preguntas ya armadas.
Deberíamos dejar de preguntar tanto, y que tan solo sea una justificación para no hacer.
Deberíamos comenzar a hacer. Deberíamos comenzar a preguntar preguntas funcionales.
Deberíamos comenzar a abrir nuevas respuestas. Deberíamos cambiar patrones por pautas; y que estas pautas las elijamos nosotros a nuestro propio ritmo.

Tan pocos "para que" y tan pocas respuestas reales.

Deberíamos; y mientras digo esto me doy cuenta que el "íamos" es justificativo para señalar fuera.
Debería comenzar a cambiar mi vida. Debería comenzar a vivir mi vida como deseo hacerlo.
Debería de hacer esto sin ninguna obligación sobre mi mismo; sino hacerlo por deseo sentido y real.

Y el "debería" tiene esa cuota divina, de deseo, amor, voluntad y pasión.

El cambio, comienza y termina en uno. Lo demás, escusas o justificaciones.

- Por fecha 31/12/2014 - 

Expectativa Cero



Momento de paz
- Por fecha 30/12/2014 - 

Expectativa Cero