Mi nuevo inicio

Sucesos carentes de amor. Sucesos colmados de odio.
Sucesos de incoherencia e inhumanidad. Sucesos de dolor para cada ser humano que habita este plano.

Sucesos que suelen sucedernos desde largo tiempo y que, en vez de disminuir, aumentan.
Sucesos que los alienan de nuestra propia humanidad, hermandad y fraternidad.

Hemos llegado al punto de no ver a un otro como un hermano, como alguien que amamos aun cuando no lo conocemos.
Hemos llegado al punto de mirar con odio las creencias o valores de un otro.

Hemos llegado y así estamos. Viviendo un infierno en el mismo lugar en el que se podría vivir un paraíso.
Elegimos vivir ese infierno, la posibilidad está en nuestro corazón; elegimos no sentir.

El dolor de la pérdida se sanará. El espacio de la brecha se llenará.
Las personas se distancias y generan un abismo entre ellas. Y le embullen odio y segregación. Todo lo que esté de su otro lado, está distorsionado por odio, miedo y rechazo.

La muerte de cualquier ser humano es la muerte de un hermano/a mío.

Elijo ser la brecha; elijo ser el que une. Y para unir debo, primero, unirme a mi mismo. Unir las partes que están divididas en mi. Antes de decir, debo hacer; y para hacer primero debo encarnar.
Elijo sentir el dolor, que es lo que me acerca mejor a mi amor.
Elijo sentir la pérdida y contenerla con amor.

Tomo noción de mis partes, para saber que está en juego.
Escucho en mi, lo que en mi yace. 
El conocimiento está en mi, buscarlo afuera es por lo cual me he perdido en primera instancia.

Primero amar a la humanidad, holográfica, que habita en mi
Primero dar luz al abismo que separa mis partes, para ver que yo soy uno y que el abismo en verdad me une.
Desde allí puedo multiplicar, desde mi pensamiento - sentimiento - acción.

Reconocerme y saberme quien soy. 
Ser divino en condición humana; y la condición humana es sensible.

- Por fecha 05/03/2016 -

Expectativa Cero


Atento

- Por fecha 04/03/2015 - 

Expectativa Cero