Adios

Todo ha terminado. Y me digo que si al menos hubiera sido todo, me iría lleno.
Por ello rectifico y tan solo digo que ha terminado; y con esa corrección vuelve la paz dentro mío.
No he sabido soltar cuando debí  hacerlo. Es que, para que seguir si ya sabes que no hay puente que una a los continentes.
No he querido decir adiós cuando todo me lo ha dicho en sutiles actos, gestos y colores.
No he elegido aceptar y perder; he trabajado para poder encontrar aquella vuelta para que todo funcione. Y claro está que nunca la encontré, porque no existía.

Mientras todo esto pasaba, tu no veías lo que yo sí. Tu no sabías lo que yo sí.
Creías que estabas confundida, que estabas dudando de tu sentir y tus deseos. Creías que había sido mi culpa y que había sido por mis actos.
Y mientras todo eso pasaba dentro tuyo, yo podía ver en tus ojos el desenlace que se acercaba silenciosamente. Podía ver tus ideas, sentir tus latidos y saborear tus deseos.

Y llegó a su fin, no todo sino tan solo la relación.
Y llegó hasta donde tenía para llegar, ni más ni menos.
De esto ha pasado un tiempo y yo he realizado mi duelo.
Hoy puedo verlo y entenderlo. Hoy, habiendo madurado gracias a la experiencia comprendo mejor de mi vida, de mi y de mis acciones.

Y esta carta volará por los aires, paseará entre pájaros para luego sumergirse en algún lago o charco, y diluir las palabras en las lágrimas que lloré y nunca mostré.

Nunca llegará a tus manos; nunca estuvo destinada a ello.

Expectativa Cero


Mensaje sin mensajero

Si tu supieras lo que yo sé, entenderías mi hacer. Pero es que no quieres saber, y por ello yo debo seguir.
La responsabilidad de mi conocimiento compromete mi hacer. Es mi deber ser fiel a lo que sé, y relegar el cuestionamiento incoherente y miedoso a un cajón. Y lo dejo allí no para negarlo sino para que no estorbe en mi hacer.

Tu elección la acepto y la respeto. Respecto a tu hacer, que más puedo decir si este es la consecuencia de lo primero.

En la libertad estamos siendo curados. De la paz estamos siendo amamantados. En el amor estamos siendo probados.

Sigues tu senda y tus actos; síguelos mientras creas que son los correctos. Pero despierta si en tí surge el sonido de la campana.
Aquel sonido está ligado a tu consciencia y, al momento de sonar, está diciendo, avisando, recordando.

Yo debo seguir en mi hacer y no es que te dejo, sino que tu te quedas; yo no reniego de quien eres, pero quedarme para no parecer malo contigo sería un acto asesino conmigo mismo, y con el todo. Y no puedo defraudar al todo, a la vida misma, al universo, a Dios, o a tu creencia.

Mi partir comenzó hace tiempo atrás, si pudiera mostrártelo podría hacer todo más sencillo; pero no deseas ver más de lo que tu miedo te dice ver, no deseas abrir tu mente y corazón a nuevas ideas y sentires. Has preferido ver lo visto y creer lo creído, no ser más que estar repetido.

Y te espero aquí cerca, con mi brazo extendido. No para atraerte hacia mí, sino para ayudarte en tu transitar. Tal cual han hecho conmigo quienes han estado antes en este camino.

Y al recordarte me recuerdo que la vida existe para ser vivida, que las experiencias que transitamos están sucediendo porque hemos obrado para que ellas sucedan y estamos preparados para afrontarlas. A nuestro alcance está el aprendizaje y sanar nuestro dolor es una proeza de coraje y valor, el cual nos devuelve a nuestro propio amor.

Hasta que nos volvamos a reconocer.

- Este documento fue escrito entre tiempos sin fechas -

Expectativa Cero


Carta de un padre a un hijo

Fecha: "todos tus días"

Buen día hijo.

Antes de comenzar mi carta, debo disculparme por la demora en mi respuesta. Y antes de proseguir deseo que puedas ver la luz en tu vida, y te recuerdo que ella está en tu interior.

Ahora, comienza mi respuesta por tus inquietudes; espero te sirvan como orientación, como brújula, para tu vivir y hacer.

Uno ve lo que ha transitado, de forma justa y honesta, cuando toma distancia mental, emocional y física de ese suceso. 
El subir y bajar, siempre te va a llevar para arriba y para abajo; para eso está el subeybaja, para tenerte en las explosiones por contradicción y la destrucción interna en el proceso.

Felicitaciones por el reciente logro; felicidades por el avance en tu proyecto y profesión. Por abrirte a las posibilidades y probabilidades que antes tan solo tenías como imposibles y negadas.

Que tu hacer y el ratificar del mismo, como también el rectificar cuando has errado a tu "objetivo" sea persistente y congruente con tu deseo, convicción y valores.

Te recuerdo que lo malo nunca es tan malo, como lo bueno nunca es tan bueno. Siempre va a faltar un poco.
Siempre puede ser un poco más, siempre va a ser inconcluso para que el dolor duela peor y para que la felicidad nunca llegue.

El dolor solamente duele; y cuando sabemos su dolor es que lo transmutamos a amor. Y sobre la felicidad, bella ilusión. La realidad no es felicidad, la realidad es paz, voluntad, coraje, deseos, realización por identidad y aprendizaje para mejorar y estar en mejor contacto con uno mismo.

Deseo, desde mi corazón y alma (o desde aquel ser que escribe y quien está en contacto con todo) que llegues a la gratificación, la paz, la serenidad, la gratitud, la aceptación, la libertad, al soltar, al representarte en la acción y conectarte con vibraciones acordes a tu ser.

Deseo que todo esto llegue en tu vida, en esta experiencia que transitas segundo a segundo, presente a presente.
Que llegues a todo esto en, ésta, tu vida biológica actual.

Estoy y te quiero mucho. Amo quien eres.
Amo tu peor y tu mejor parte, es por ello amo quien eres.

Abrazo alado de un padre; que más que padre es un hermano de luz en condición humana.

Expectativa Cero


FRASES DVII

"La prueba constante de nuestra paciencia es la muestra de que no somos pacientes."

-

"Quien se libera de su tensión, acepta su atención como una actitud de gracias desde donde toma mejores decisión y realiza mejores acciones."

-

"El ruido externo muestra el ruido interno.
O será que el interior es quien gesta y el exterior es quien muestra lo gestado; tal cual sucede en un proyector."

Expectativa Cero


Sobre el placer y el sufrimiento

Se valoriza el placer tanto como se justifica el sufrimiento.
No es relevante el gozo en el placer ni el sinsentido en el sufrir.

Uno apaña al otro y entre ambos nos distorsionamos nuestra realidad.
Estamos mostrando nuestros logros para mostrar nuestro progreso; para con ello mostrarnos como valiosos, importantes y valorables.
No importa el costo de los logros ni que ellos no nos representen realmente, ya que lo que se prioriza es lo que digan de lo logrado sin ver el costo/esfuerzo.

Se corre tras una vara de aprobación, que nunca se llega, para entrar dentro de una categoría, que no es la mía pero que es la que me dicen a la que debo pertenecer.
Se ha llegado a ver al sufrimiento como parte del "pago" para el logro de cosas. Quien ha sufrido más, se jacta mejor de lo conseguido; tiene un mejor respaldo.

Placer de momentos efímeros, sin poder disfrutarlos realmente; tan solo para poder mostrarlos.Ya que no estamos nosotros eligiendo, realmente, lo que se está haciendo.
Sufrimiento sobre mi vida, ya que de muchas formas y estilos yo mutilo mi cuerpo, mis emociones, mis ideas. Yo juego un juego que no es juego, pero que me han enseñado a verlo así... y parte por parte, pierdo partes de mi.

Expectativa Cero





Creer o despertar

Creyó lo que le dijeron que creyera; y eso fue su mundo. Delegó su poder de creación a quien le diagramó su mundo.
Por consiguiente, su mundo no era el suyo sino el que le habían construido.
Pero él no tenía problema en ello, porque en él se encontraba seguro y feliz. Se podía realizar y llegar a sus necesidades y satisfacerlas.
Y luego, muchos mundos iguales se juntaron para construir una comunidad, luego una sociedad para llegar hasta una humanidad igual.
En ella todos se manejaban con las misma creencias, creyendo que eran suyas.

Lo que no pudieron controlar, aquellos creadores de creencias, es erradicar a quien no quiera creer y que en su lugar elija confirmar, comprobar y experienciar. Es decir, quien elija vivir su vida.
De ellos pasó a ser su vida.

En tanto tanto fueron dejando de creer, fueron abandonando ese lugar de "confort" y "seguridad", fueron confirmando su vida, fueron encarnando la responsabilidad de las propias acciones y eligiendo el estado a sintonizar mientras hacen cualquier cosa que hagan.

Y allí existió la posibilidad del "despertar"; y esta posibilidad está latente a nuestra elección. A nuestro creer o nuestro confirmar.

La creencia aplaca el deseo de conocer, aprehender y confirmar.
Mientras ello se aplaque, seguiremos dormidos.

Escucha, allí, cerca tuyo.
Allí está sonando el despertador.
Escuchémoslo, confirmemos nuestra propia vida.

Expectativa Cero


La "zanahoria"

Y me siento como un burro, persiguiendo su zanahoria. Queriendo tener algo que es efímero; que no es posible de agarrar de ninguna forma.
Siguiendo objetivos que no son objetos ni pueden ser como utilizados como dianas. Siguiendo promesas, deseos y falsas fantasías.
El día de hoy, ha caído la "zanahoria" de la felicidad. Ha caído la falsa posibilidad del ser feliz. El espejismo se ha disuelto al momento que he tomado agua, y he dejado de requerirla de aquella ilusión.
La zanahoria la tiré, la dejé de lado. La zanahoria no existía y solo estaba el deseo de que exista. Estaba el deseo; me corrijo, es la necesidad lo que estaba. Estaba la necesidad de ser feliz y con ello de lograr todo a la perfección, a ritmos impuestos por egos y caprichos.

Hoy ha caído todo ello. Y ha caído porque en ese espacio vacío de realidad, lleno de fantasía, ha llegado un estado a lograr, un estado posible a habitar.Y este nuevo estado es la paz.
Comprendo que este estado es real porque depende de mi, en tanto que la felicidad pendía de todos los demás y de todo lo demás.
Este estado, de paz, es encarnable en todo momento. Es aplicable cuando lo desee y no está condicionado de algo o alguien. Y cuando hay quien ofende, existe quien elije ofenderse o no.
El ver la posibilidad de esta forma me ha habilitado a elegir mi sentir, mi estado y poder sembrar mi vida en ese lugar.

Este nuevo estado, aunque la felicidad no era un estado sino una necesidad psicológica, llega como algo a hacer propio y desde donde uno crea; no se lo tiene que seguir ni correr. No se lo tiene que buscar entre el calor del suelo y el horizonte; no se lo va a encontrar en tosquedades ni orgullos.
Este nuevo estado está real y es nuestra elección de habitarnos o no allí.

Hoy he dejado de correr por necesidad y he elegido caminar, correr o volar en paz, sin necesidad de algo más ya que lo que está siendo es lo real; y concibo que la mejor forma de estar vivo, viviendo mi vida, es en paz.
En paz conmigo mismo, en paz con lo otro y otros; en paz con mis deseos, mis proyectos, mis carencias, mis responsabilidades y en paz con mis pensamientos y sentimientos.

Hoy, me alimento en vez de correrla. Hoy la "zanahoria" es realidad y se llama paz.

Expectativa Cero


Sobre mi vida

Cuantos minutos pasan sobre mi cuerpo y yo pretendiendo estar aquí por siempre, eterno.
Cuantos silencio me ahogan en mi pecho, mientras yo me encuentro aquí, sentado en mi trono del orgullo.
Cuantas lágrimas brotan de mis ojos y danzan por mis pómulos en tanto yo niego lo que siento y lo entierro.
Cuantas historias he contado por mi boca y ellas han sido mentiras, falsas historia, queriendo aparentar alguien que nunca he sido.

Todo está dado para el aprendizaje y la mejora; todo está dado para ver los bloqueos y las trabas.
Yo soy quien resisto, excusándome sin sentido. Yo soy quien niego, justificando tontamente mis actos.
Y mientras tanto mi vida pasa, mis vínculos pasan y mis posibilidades para conocer la paz también pasan.
Y mientras todo pasa, yo me resisto y no cambio; y con ello yo muero miles de veces.

Así sucede mientras uno no se hace responsable; y ser responsable es darse respuesta.
Y el darse respuesta es modificar las acciones nocivas, viciosas y destructivas de la propia vida.
Así ha sucedido; pero que ello defina el pasado no es referencia para definir el futuro. Ya que el futuro se define por el presente.
Quien defina el devenir, sea mi hacer. Y que mi hacer sea escrito por mi propio puño y letra.

Expectativa Cero




La posibilidad

Caen las escamas mientras crece el hambre.
Vuelas las plumas mientras se aviva el fuego.
Vuela con rumbo fijo mientras fue fijada por un pico.
Corre por su vida mientras le corren por, también, su vida.

Todo pendula entre dos "posiciones"; mientras nosotros intentamos mantener al péndulo agarrado, para que no se mueva, para darnos esa seguridad que tanto clamamos. Y allí salimos nosotros, volando con el péndulo, de aquí para allá, de un extremo al otro, entre emociones, pensamientos, ideas, obligaciones; entre -supuestas- moralidades y dolores, entre negaciones y mantos para cubrirlas -y que parezcan elecciones-.

Y el péndulo cuelga desde algún lugar, y es tenido por un alguien. Y digo un alguien y no un algo, porque las cosas no tiene cosas, las cosas sostienen en tanto una entidad puede sostener algo -porque es aquel quien puede soltar cuando guste-.

En ese volar entre polos nos va desgastando, y agotando. Nos lleva sin un cometido real por la vida real -Ya que la vida es, entre las ilusiones la más real de todas ellas-.

Existe la posibilidad de cambiar este modo, este esquema, estas pautas, estos patrones, estas estructuras que rigen lo que debería ser nuestra vida.
Para lograr eso, debemos cambiar el paradigma; debemos ser quien tiene el péndulo y no quien es zamarreado por él.

El cambio radica en soltar, perder, aceptar, aprender, encarnar y accionar. En tener con nuestras propias manos, nuestra propia vida. Resignificar los valores y las prioridades.

Que la paz sea la guía; y si no llegas a ella, que la calma sea tu consejera.
Que el amor sea tu nido; y si no llegas a él, que el perdón sea el camino.

Expectativa Cero


El marinero y su viaje

El barco zarpó hacia aquel infinito que se reflejaba en el horizonte, a aquel lugar al que siempre iban a estar avanzando y nunca arribando.
La tripulación estaba compuesta por gente joven, la cual siempre goza por las aventuras; y por gente adulta, quienes gozaban las aventuras porque con ellas venía la juventud y todo lo que el suspenso y misterio deparaba, cosa que la vida diaria ya había perdido.
En tanto al capitán, pues nada se podía decir de él por el solo hecho de que no era una persona conocida por nadie. No tenía conocidos, ni contactos ni mucho menos amigos. Era una persona de las que se llamaba trotamundos, aunque en su caso le quedaría mejor "mundista" -era una persona de mundo, de tierra, agua y aire-.
Su pasión no era comerciar ni conocer gente nueva. Su necesidad no era monetaria ni de poder.
Su amor era por el develar, por el conocer, por el ampliar su mente ante nuevas cosas.
El mantenía el misterio del horizonte y del infinito; de aquel más allá que nunca se llega pero siempre se lo señala. Era el quien fomentaba estas ideas, frases y conceptos en la gente por toda taberna, restaurante, plaza y calle por donde se lo viera.
Era él quien mantenía encendida la llama del conocimiento y de la lucidez; de la verdad y la aventura. Era él quien atraía a nueva gente a un viaje comercial o de descubrimiento para un tercero, quien no se atrevía a viajar.

Aquel viaje era la excusa para convocar a gente de su estirpe; era la perfecta excusa para congregar gente que tenía la voluntad para despertar su propia llama, su propia luz.
Así viaja en su vida, así viajaba en su viaje. Aquel era su tipo de viaje; el de convocar al despertar de la gente. A ver aquel "más allá" lejano y ser consciente de que nunca se llegaba, pero que en el transcurrir de ese viaje, la meta era lograrse conocer a uno mismo.

Expectativa Cero


FRASES DVI

"¿Si supiera lo que me niego saber; tengo excusa para seguir sintiéndome tan desdichado como me siento?"

-

"Mejorar la pregunta no es complicar la idea. Mejorar la pregunta es evolucionar la idea.
Parecido llevan a destinos diversos."

-

"Creo lo que me conviene creer con lo que estoy dispuesto a manejar."

Expectativa Cero



Música constante

Iba andando por la calle, entre sonrisas y algún instrumento con el que hacia diversos sonidos; dependiendo de que tuviese en la mano, lo que generaba. Con piedras, por ejemplo, entre golpes y raspadas. Con madera golpes en diferentes partes, dando diversos sonidos. Con una hoja, haciendo sonidos de viento. Con sus palmas, haciendo como trompeta.
Y cuando sus manos estaban ocupadas, utilizaba su garganta como todos los instrumentos juntos.
Desde afuera era visto como "el viejo raro". Aquella persona que todos miran, sonríen y saludan pero que nadie interactúa ni se acerca demasiado.
Todos los días lo veían pasar varias veces, tanto de ida como de vuelta; tanto llevando cosas o animales o sin nada en sus manos. Lo que si era constante en él, era el sonido y la cara con ese destello de felicidad, como de gratificación.
Con el tiempo, un joven que no aguantó más su intriga ni las tantísimas historias que había escuchando de tantísimas personas se acercó a "el viejo raro" y le habló.
Lo encaró y le preguntó cual era su problema; a lo que este hombre le contestó que no había ningún problema.
Entonces el joven debió de reformular su pregunta y direccionarla desde su inquietud, y así lo hizo. Le dijo que le llamaba poderosamente la atención que siempre anduviese de aquí para allá, con algo en sus manos y haciendo ruidos o sino con su boca y garganta.
A ello, el "viejo" le responde que el iba con instrumentos, creando música y ritmos; y que hacía eso porque de eso se trata la vida.
Y antes que el joven pudiera decir algo, el viejo le gana en iniciativa y le comenta que la vida es música. La vida es ritmo y sonidos, interacción de todos los sonidos que el cosmos puede hacer, en todos los tonos audibles y no audibles por el hombre.
Entonces, luego de un silencio y un gesto como de ir entendiendo lo que el hombre decía, le pregunta por que siempre se lo veía con una sonrisa, con ganas y con una disposición a la vida.
A lo que el hombre esboza una sonrisa tan llena de vida como la de un recién nacido y le comenta que la sonrisa es el sonido de mi cara, las ganas es el ritmo de mi corazón y que estar dispuesto a la vida es la consciencia de que moriré. Moriré y de ello estoy seguro, y ello no me perturba -ya no-. Es por que ando con mi sonrisa, con ganas de estar disfrutando y dispuesto a lo que estoy haciendo, y a lo que se me viene -aunque no sepa que va a ser-.

Luego de ese día, ese momento, por aquella calle pasaban dos personas. El tan conocido "viejo raro" y en nuevo a conocer "joven raro"... Y desde aquel día habían dos personas andando con sonrisa y con ganas. Haciendo un dueto, en vez de un unipersonal como venía siendo.
Y el "joven raro" comenzó su aprendizaje de "raro", para vivir su vida, y sentir la música con todos los ritmos, sonidos y colores.

La vida es música constante...

Expectativa Cero


Feliz día

Existen los "feliz día" para montones de cosas.

El feliz día del amigo, de la mujer, del niño, de la madre tierra; el feliz día de la diversidad de razas, de la mascota. También existe el feliz día del trabajador, el día de la bandera, el día de la independencia.
El feliz día de tu cumpleaños, feliz día del año nuevo y de navidad también. 

El feliz día está en todas partes, en muchos días y adjuntados a muchos nombres, acciones y situaciones.

El que hemos dejado de lado, el que hemos dado por obvio -y por sentado- y no recordamos, y no valoramos, es el feliz día a la vida.
Ese "feliz día" debería ser el motor de cada día, de cada inicio y cada fin.

El feliz día a la vida debería de ser un cierto "himno" para los humanos, con la danza del abrazo y la bandera del amor.
El feliz día a la vida debería estar presente en todos y cada uno, y se debería de festejar estando presente siempre, atento siempre y asistiendo siempre a unos y todos.

El día a la vida debería de festejarse en cada casa, con invitados desconocidos y con las puertas abiertas. Al fin y al cabo, para que están las puertas sino para delimitar la privacidad; y de que privacidad podemos estar hablando si no tenemos propiedad alguna, ni nuestro cuerpo es nuestro -es tan solo prestado por el lapso de nuestra vida-.

Por ello que siento y hago para vivir cada día como el "feliz día a la vida". Y cuando me olvido de recordar ese feliz día, freno y presto atención para ver que me quitó la felicidad de vivir mi vida. Y de seguro que aquello que me lo "quitó" está dentro mío, demandando atención, insatisfecho.

Feliz día de la vida, que no existe ninguna otra cosa que exista sin ella.

Expectativa Cero


Abre tus poros


Abre tus poros... Absorbe vida
Comprende nada, no es necesario.
Despierta tus ojos, ve el sinsentido.
La experiencia es otra, no el dinero.

Abre tus poros... Absorbe vida
Recuerda al amor, aquello puesto en el olvido.
Acepta al perdón, el que te das a ti mismo.
Reconoce a tus hermanos y hermanas, son todos y todas.
Aprende de la naturaleza, ella es sabia maestra.

Abre tus poros... Absorbe vida
Entiende la diversidad, las religiones tan solo diferencian.
Vive tu vida, y comparte con el prójimo.
Ten lo que quieras, tan solo recuerda soltarlo también.

Abre tus poros... Absorbe vida.
Permite que en ti esté, permítete vivir.

Ábrete a nuevas posibilidades.
Ábrete a nuevas propuestas.
Ábrete a la vida.
Abre tus poros.
Despierta. Respira.

Expectativa Cero


Sobre el pensar

Préstale atención a tus ideas; escucha todo lo que en tu cabeza sucede.
Diferencia las voces y los tonos que se escuchan. Excita tus sentido y encuentra las variaciones entre cada uno.

Muchas de estas ideas, de esas voces, de esos estilos no te pertenecen. Hay que tomarse un momento, un tiempo; hay que despertar la intuición para poder saber cuando uno se piensa y cuando a uno lo están pensando.

Los que nos pueden pensar son algunos como las estructuras de pensamiento, las formas de pensamientos, los condicionamientos, el miedo, la ascendencia, la cultura, la aceptación de los otros, entre tantas otras posibilidades más.

Es interesante prender una vez al día, al menos, la luz de la nueva idea. La luz del propio pensamiento.
Saber lo que pienso es pensar. Pensar sin cesar y sin sentido es rumiar la misma idea; es no pensar.

Expectativa Cero




Cuando se pierde el deseo

Cuando se pierde el deseo de vivir, es que hemos perdido nuestra motivación para vivir nuestra vida.
La motivación, los que nos motiva a hacer, está vinculada con nuestro deseo y nuestra pulsión creadora y creativa.
Al perder esto, tenemos dos modos de afrontarlo. Desganándonos y estando "apagados" y "encerrados" en nosotros mismos es una opción, en tanto la otra es continuar aceptando y asimilando "deseo" de otros para continuar.
Ese continuar es robótico, rutinario y ausente. Ese continuar es en base a una estructura -falso deseo- que imponen y que fomentan para estandarizar modos, ideas, emociones y vidas.

Cuando perdemos ese deseo de vivir, es sano y positivo el corregir el foco. Para ello hay que abrir los ojos, respirar pausada y amorosamente. Tomarse el presente para volver a uno mismo, para reconectarse con uno, para saber que anda sucediendo. Tomarse el presente para saber que se está pensando, que se está sintiendo y que se está haciendo.

Perder ese deseo es perdernos a nosotros mismos. Y lo "peor" de eso es que no sabemos donde nos perdimos; ya que al no saber donde estamos, no sabemos a donde estamos perdidos.

Ante cualquier situación que atente contra nuestra vida, hay que volver al momento presente y elegirnos -ante todo- para poder elegir.

Expectativa Cero


Sobre la creencia

Hay quienes dicen que el desapego es el aprendizaje máximo. Hay unos otros que dicen que es el trascender las formas.
Están los que creen en el Karma y quienes también en el Dharma.

Están las creencias sencillas que aquí he explayado, como las complejas y rebuscadas que prefiero no intentar explicar.

Debo decir, ante toda creencia que ella en si misma es verdad. Y es verdad por el mero hecho de que hay un alguien que cree en ella; es su modo de relacionarse con la vida -cualquiera sea el tipo de creencia que tenga y cualquiera sea su estilo de vida-.

No hay que comparar creencias. Hay que conocer creencias, hay que conocer personas.
Hay que permitirse abrir los conceptos ya amoldados a nosotros y recibir nueva información e ideas.

Al estar permeable a nuevos conceptos, creencias, ideas y vivencias estamos abriéndonos a nuevas posibilidades y esto nos lleva al cambio.
El cambio es lo que nos motiva al aprendizaje y a la mejora. Al crecimiento y al conocimiento.

Por ello, es que mi creencia no debe limitarme a mi, ni yo limitarme en ella.
Mi creencia debe ser lo más permeable posible.

La creencia proviene de poner "el corazón" en lo que uno confía. Habrá que abrir nuestro nivel de confianza y reformularnos en que confiamos.
Habrá que re-plantear el concepto de creencia; ¿confiamos en uno mismo?. Sino; ¿a donde ponemos nuestro corazón?.

Expectativa Cero


¡OH!

Recibió la madre toda
entre sus palmas amplias
a su hijo nada
y le dio la vida y la forma.

Conteniendo a la nada
el todo se regocija de lo contenido.
Mientras la nada se divierte
de la creencia de los otros.

Entre tanto sucesos
el padre ha quedado de lado.
Pues el padre es tan solo un acto
es el big bang sin sorpresa.

Mientras el big bang crea
como creen que así hace.
Esta el todo y la nada,
creando al big bang.

Es por ello que el hombre
es quien importa
Más por sobre todas las cosas,
ma mujer es quien crea.

Creación creadora
dadora de vida y existencia.
¡Oh!... a la mujer
en ella está el todo y la nada en latencia.

Expectativa Cero



Un posible "como"

Permite que todo tomo la dimensión. Permite que las cosas tengan el propio valor y tamaño.
Quita de todo tu carga; tu influencia personal. Ella te pertenece, es propia de cada uno.
Tomar un respiro, tomar una pausa, tomar distancia. Tomar, ingerir, asimilar.
Aceptar del todo aquello que no podemos encontrar dentro de nosotros; y digo encontrar porque está, pero nos encontramos ensimismados a nuestros caprichos, necesidades y carencias.

Ver lo que es, sin nuestro juicio de lo que quiero que sea.
Conectarnos con la experiencia y no con nuestra intención de como sea.

Vivir responsablemente es vivir sabiendo que la responsabilidad está en nosotros.
Hacer responsablemente es estar consciente que todo comienza y termina en uno.

Poder relacionarnos honestamente entre las partes, siendo yo una parte y siendo la otra parte el/la o lo otro.
Oxigenar nuestro cuerpo para poder ver mejor lo que sucede, en nuestro adentro y en nuestro afuera.
Abrir los ojos y ver. Ver tal cual las cosas, las personas y los hechos son, liberándolos de nuestros juicios.

Trabajo consciente del aquí y ahora, del diálogo interno, de las necesidades, carencias y deseos.
Conocernos primero, para luego conocer con quien o que nos conectamos.

Expectativa Cero


Pequeña práctica

Como estar atento en tan solo 2 minutos; pequeña práctica

Inhalo ... Exhalo ...
Siento relajar mi cuerpo a cada inhalar. Siento liviandad en mi cuerpo a cada exhalar.
A cada ciclo percibo a mis músculos liberando su tensión.

Inhalo ... Exhalo ...
La liviandad comienza por la punta de los dedos de mis pies; y llega hasta la cima de mi cabeza.
A cada inhalar y exhalar va subiendo, suavemente, por mis tobillos, pantorrillas y muslos.

Inhalo ... Exhalo ...
Siento mi cadera y abdomen, espalda y hombros liberarse de la tensión.
Llego hasta mi cuello, nuca, entrecejo y frente... hasta llegar a la cima de mi cabeza.

Inhalo ... Exhalo ...
Abro lentamente mis ojos y percibo como todo tiene su ritmo, y yo soy parte de él.
Habitando mi presente puedo accionar, sabiendo que en el aquí y el ahora existo.

Expectativa Cero



Así será

La tierra gira permanentemente, somos nosotros los que estamos estáticos. Los ciclos cambian mientras nosotros seguimos aferrados a este ciclo biológico.
La transición es una realidad y la transformación también lo es. Mientras peleemos con estas ideas, mientras no aceptemos que todo es transicional y que todo se transforma, seguiremos padeciendo, luchando, negando y atrapados en nuestro propio infierno.
Al momento de la toma de consciencia se gestiona una espiral ascendente -de consciencia-. También existe esta espiral en modo descendente y está vinculado con actos de inconsciente.

Mientras no giremos como la tierra, mientras no transitemos el cambio como el día y el sol, como las estaciones... mientras estemos desalineados, alienados y distanciados de la naturaleza -nuestra mayor y mejor maestra- seguiremos en esta espiral descendente, habitando la inconsciencia y el desamor.

El cambio no hay que tomarlo, al cambio hay que aceptarlo.
El ciclo no hay que forzarlo, al ciclo hay que acompañarlo.
A la naturaleza no hay que matarla, de ella es nuestro deber aprender de ella -como "hijas e hijos" que somos-.

Aceptar la pérdida; encarnar la vida. La única opción es vivir. Y tan solo se puede estar vivo en este mismísimo momento que tenemos.
Esta respiración que estamos teniendo, es única, irrepetible y ya ha dejado de ser. Este mirar, este latir, este hacer, este sonreír, este decir... Todo es único e irrepetible y por tal es nuestro deber -con nosotros mismos- el darnos respuestas sinceras a nosotros mismos.

Es real que voy a morir, es real que mi ciclo biológico se va a terminar.
¿Como dispongo vivir mi vida?. ¿Que deseo de ella?. ¿Que necesito de ella?.

Liberarme de todos los problemas, ellos me atan a mis miedos, mis inseguridades y a un futuro inexistente.
Hay quien ha dicho que no podemos volar por el peso de nuestras ideas -y mentes-. ¿Será así?... habrá que probar.

Expectativa Cero


Frases DV

"Pulsa en mi todo lo revelado y todo lo por revelar, si es que yo pulso en mi."

-

"Observo la vida sucediendo y no participo. El observador, observa y se distancia de la observación.
Cuando observo la vida, me distancio de ella."

-

"Cuando uno dialoga el idioma de un perro, se transforma en perro por un rato."

Expectativa Cero


Un cambio

Sus preguntas fueron acercándolo, sin que él sepa, hacia su destino.
Sus actos fueron llevándolo, sutil y constantemente, hacia su finalidad.

El iba andando una trama ya tramada; iba viviendo una vida ya vivida.
Lo que faltaba en todo aquello es que el se reconociese como el artífice de su vida, el actor de su propia obra.

Y como todo, el momento llegó. Y llegó en el momento exacto que tenía que llegar, cuando el receptor estaba atento y despierto para escuchar.

Sus, ahora, respuestas se le presentaron frente a él. Sus actos fueron siendo más conscientes, sabiendo donde iba pisando, con lucidez de sus pasos dados y sus pasos, posibles y probables, a dar.

Y todo ello decantó en un segundo, en el último mismísimo momento en que la última pieza encastro en las demás. Aun cuando su proceso había comenzado muchos años atrás.

Y su vida cambió de paradigma; mutó del "por que" hacia el "para que".
Comprendió que el sentido tiene una mejor relevancia que el motivo. Este último muestra por donde aprender, en tanto el sentido es para armonizar y sanar esa "parte" y vivir mejor.

Siempre había tenido el poder de decidir en su vida. Siempre había tenido la responsabilidad de vivir su vida.
Hoy, decantó la última partícula en el lugar exacto de forma exacta. Hoy, lo comprendió todo.

Expectativa Cero


Al momento del cruce 

Expectativa Cero


Las partes

Se retuerce dentro mio el orgullo al no ser reconocido; mientras mi ser se encuentra en calma, sabiendo que ha hecho.
El ego reclama atención, reconocimiento e importancia. En tanto el ser habita la experiencia, con el apego a la misma experiencia.

No digo que el ego sea "malo" y el ser "bueno". Tan solo comento lo que cada uno tiene por potencialidad.
En la habilidad de utilizar al ego como parte de nuestra experiencia, uno se puede armonizar con esa parte de uno. Es que negarla es negarme, es que el superarla es mentirme.

El ego como el ser están dentro mío. Es la buena relación con mis partes lo que potencializa a mi posibilidad de mejora. Las herramientas bien utilizadas es la confirmación de aprendizaje y consciencia.

Las herramientas no son malas, el hombre no es malo. La no-consciencia es lo que está poniendo en riesgo nuestra existencia.
Y tanto la no-consciencia como la consciencia es una posibilidad que están sucediendo, uno elije.
Uno es quien elije que elegir; y si uno no se elije, pues no hay quien elija elegirse o no -juego de palabras-.

El ego es para amarlo, el ser es para ser amado.
La interacción entre ambos es la consciencia divina en la vida humana.

Ser consciente en una experiencia humana.

Expectativa Cero


Frases DIV

"Sucumbió ante sus peores deseo. Y eso no fue lo triste.
Lo triste fue que habiéndolo elegido, no lo disfrutó."

-

"Suponiendo que la verdad es una...Porqué debe ser la mía?, porqué debe ser la tuya?.
Porqué hacerla personal; si ella es en si misma"

-

"Clama por su libertad el culpable, aquel que tiene algo que ocultar."

Expectativa Cero



Priorizando sin desear

Priorizando las obligaciones, relego los deseos. Es que los deseos no son prioridades, son estados para hacer carne y vivir consciente de ellos.
Las obligaciones están vinculadas con las necesidades, con las posesiones, con el prestigio y el renombre. La necesidad es algo a resolver y luego poder elegir mejor.
La posesión es algo irreal, ya que no poseemos nada; ya que todo es prestado.
El prestigio es algo que le damos al afuera para que nos valore.
El renombre es una locura. Desde el concepto social es volver a darnos un nombre, y lo que hacemos es clavarnos una chapa que dice lo que la sociedad dice que somos.

Estamos corriendo por obligaciones y perdemos la pasión; que es aquello que nos gratifica y llena de ganas-energía a todo nuestro cuerpo.
Estamos obligados a seguir determinadas zanahorias y no vemos que estas ya están podridas hace varias generaciones.
Estamos ciegos porque hemos dado nuestra posibilidad de ver y así es que vemos todo lo que dicen que debemos ver.

El deseo va por otro caudal. Va por un río cristalino y puro. Va siempre encauzado, mientras va creando su propio cauce. El deseo propone habitar lo mejor de nosotros mismos, de poder realizarnos en lo que somos buenos en verdad.
En el deseo existe cooperación, gratitud, bienestar, coexistencia, paz, amor, libertad, armonía... Y estas no son zanahorias, son posibilidades que están latentes dentro nuestro.

Somos como queremos ser, con justificaciones y lamentos, con alegría y responsabilidades.
Tenemos en nosotros el potencial infinito -sería el potencial cósmico universal- de mejorar. De sanar nuestros dolores y carencias, de serenar nuestros estados emocionales; somos nosotros quienes tenemos la responsabilidad de elegir nuestras vidas ya que viviendo como lo estamos haciendo actualmente, no es la forma -y claramente se ve-.

Obligarme es ser mi propio tirano y mi propio esclavo, deseo cumplir esos roles en mi?, deseo andar bajo esa norma en mi vida?, deseo vincularme con todos desde aquel paradigma?.

Está la posibilidad en ti, está latente a que tú/yo hagamos vibrarla. Es como un estanque totalmente quieto, espera a tu dedo para que comience la onda de vibración, e iniciar el movimiento que todo lo cambia.

Expectativa Cero



El inconsciente

Observa, todo lo observa. Dice lo conveniente, siempre con tinte hiriente.
Llega a todas tus partes, teniendo algo para agregarte.
Aunque no lo veas, está.
Aunque no lo escuches, te habla.

Solo puedes saber de él, observando a tu mente.
Con él no se batalla, pues conoce tus debilidades.
Con él no se vive, pues su vida es tu ausencia.

Le tememos y lo negamos. Habita dentro nuestro, escondido pero manipulando.
Lo tenemos como enemigo, teniendo la posibilidad de tenerlo como nuestro mejor aliado.
Es por él y por su contradicción que se puede encontrar la cura.

En el está nuestro desierto, nuestro dolor y sufrimiento.
Transitarlo es nuestra propia cuarentena.
Gracias a él está nuestro propio regreso.

... El inconsciente ...

Expectativa Cero


Frases DIII

"Suplir el dolor con fantasías es continuidad de dolor y ratificación de conducta."

-

"Que se rompa la ilusión. Destruir lo que no es.
La realidad permite crecer."

-

"La vida es cambio constante. La vida es sinónimo de incertidumbre.
Salir fuera del confort, tomar riesgos al vivir.
Vivir es tomar riesgos. Confort es seguridad, eso no existe."

Expectativa Cero


¿Preparado o parado?

Dicen "hay que estar preparado para todo", pero como es posible estar parado de antemano para todo lo que pueda suceder. Estar ya listo para defender, devolver y reaccionar ante lo que va a suceder, cualquiera sea el acontecimiento futuro.
Prepararse para algo es como estar haciendo ciegamente -con mente ciega-. Está relacionado con la anulación de los sentidos y la intuición para estar listo con el instinto y reacción.

Yo creo que hay que estar parado en uno eternamente, o al menos hasta que esta experiencia llamada vida cumpla su ciclo orgánico.
Parado en mi mismo me permito accionar a lo que esté aconteciendo ahora. Dándome una respuesta, utilizando mis sentidos y escuchando mi intuición.

Parado en mi mismo; habitando mi presente.
Hay que estar dispuesto y disponible a lo que devendrá.

¿Y qué devendrá?, el resultado de mi hacer.
¿Y qué hacer?, el que está aconteciendo ahora mismo.

Expectativa Cero


Su último viaje

Registró por última vez su gabinete, no quería olvidar nada para su viaje.
La partida era inminente y las ansias lo tenían más acelerado que de costumbre, y eso no era poca cosa. Siempre había estado de aquí para allá, de entre esto y aquello.
Desde su niñez el siempre había jugado varios juegos a la vez, con varios amigos imaginarios diversos. Él siempre había tenido la avidez de crear juegos nuevos, era parte de su necesidad y sus impulsos. Ramas rotas servían para determinado juego, mientras unas nubes existían en otro; uno se jugaba en un este planeta y el otro en otra galaxia.
En su juventud, había practicado varios deportes juntos además de haber trabajado todos los días de la semana. A estos actos le adjuntó la lectura, y se fue haciendo instruido conocedor de varias artes.
Los deportes, el trabajo y la lectura tuvo su rédito. Fue formando un cuerpo duro, fibroso y fuerte, con un capital para poder invertirlo y con la sabiduría de una buena decisión.
Siempre había tenido muchas tareas y obligaciones, y aún así tenía el tiempo para estar con su mujer, para agasajarla tanto con cosas como con sentimientos y actos. Luego, los niños y niñas también se sumaron a sus prioridades, pero nunca dejando de hacer cosas, de leer ni de viajar.
Hoy, el paso del tiempo ha dejado un cuerpo cansado, una mente con menos luces y una cama vacía. El tiempo le ha hecho vivir miles de experiencias, entre ellas bellas y dolorosas. Ver el nacer como el partir, ver el tener como el perder.

Hoy, está listo para su último viaje como si fuese el primero. Con las mismas expectativas y emociones. Y hoy parte, no porque desee irse de aquí sino porque siempre le ha gustado viajar y vivir nuevas experiencias.
Y hoy parte con su corazón colmado de amor, con gratitud en su interior y con una sonrisa de satisfacción.

Y revisa por última vez su gabinete, para ver que no se esté dejando nada para su viaje; aunque bien sabe que no se va a llevar nada.
Revisa su gabinete porque allí deja 5 cartas, una para cada hijo e hija.
Hoy parte sin llevarse nada. Hoy parte dejando todo.

Su último viaje, o el primero de nuevas experiencias.

Expectativa Cero


Ahora ...

Siguiendo los lineas invisible que estaban dibujadas para su vida, andaba sin sentido ni ganas. Andaba porque así se lo disponía aquellas lineas.
Su corazón estaba sin latido, dentro suyo. Su mente le dirigía entre obligaciones, responsabilidades y reputaciones.
El estaba rígido, sin pasión. Andaba como andan los maniquíes, quietos y llevados por algo más.

Maniquíes sin sentidos, sin latidos... sin pasión.
¿Es que somos plásticos vacíos, rígidos e insensibles?.
¿Es que la linea invisible no se asemeja con una línea de producción, aquella que siguen las máquinas transportando mercadería para guardar?.

¿Será que no soy nada de eso y que lo que soy lo dejé a la espera de mi regreso?.
¿Será que tengo un corazón para que lata, una piel para que sienta, unos ojos para que vean y una mente para que piense?.
¿Será que mis piernas caminan a mi ritmo, a propia elección y que no sigo a nadie sino que son guiados por mi?.

Y tan solo me pregunto preguntas sencillas. Que acercan respuestas sencillas.

Ahora... Accionar.

Expectativa Cero


Su sueño

Puso una semilla por debajo de la tierra; y con ella puso la esperanza. Luego vio salir un primer, pequeño y frágil, brote; y con él su esperanza comienzo a crecer.
Mientras fue creciendo, las esperanzas de vida fueron siendo algo a lo que se aferro fuertemente. A cada día que iba a regarla, a cada momento que pasaba y posaba en ella sus ojos.
Transcurrieron varios meses y su planta había crecido ya bastante. En ese transcurso las hormigas la tomaron como fuente de alimentación hasta casi dejarla sin hojas ni brotes entre otros acontecimientos que estuvieron cerca de acabar su vida.
Llegó el momento en el que la maceta donde la había puesto ya le estaba quedando pequeña, y limitando sus posibilidades de existencia.
Con la inversión del deseo de futuro, de crecimiento y desarrollo como árbol, es que decidió trasplantarla. El tema le surgió en que iba a ser mejor, que podía hacer para que la planta pueda lograr lo que el deseaba, para que pueda realizarse, tal como él lo quería.
Entre muchas opciones tuvo que elegir. Estás pasaron entre el dejarla en la maceta o buscar a algún conocido que la quiera aceptar hasta el plantarla en un campo verde o regalarla a un puesto de jardinería.
Dejarla a quien se encargase de ella, quien la amase y la cuidase; a quien la nutriera y le permitiera crecer como el quería que fuera era su mejor opción. Y comenzó aquel trabajo de encontrar quien se encargara de cuidar su planta -futuro árbol- y que haga que su deseo se realice.

Este momento lo angustiaba, ya que él había tomado del piso la semilla y, él también, la había plantado para que crezca. Fue también él quien la regó, cuido y ayudo para que no se la coman ni se muera sin sol ni agua, ni insolada ni ahogada.
Como se supone, también fue él quien la mantuvo y asistió. Y él es quien resguarda por su futuro y que quiere que su futuro, el del arbol, sea el futuro que él deseaba.

La angustia lo fue tomando preso y lo fue ahogando. Tanto tenía puesto e invertido en su planta, en su futuro árbol, que no podía permitirse fallar. El sufrir creció hasta tal grado que el insomnio lo comenzó a acompañar.

Una noche, en una de aquellas noches donde pudo dormir ya que sus noches no eran de noches, sino era tan día como los mismos días; tuvo un sueño que todo lo cambió.
En aquel sueño se encontraba sentado mirando al jardín y a su lado, estaba la planta. La planta, para su sorpresa estaba sentada también, en una silla a su lado. No pudo decir palabra alguna, la sorpresa lo había paralizado. Fue ella, la planta quien le comenzó hablar de forma natural y sencilla y él a escuchar.

"Te preocupas demasiado. Te angustias demasiado. Te agradezco desde mi más baja raíz hasta mi más alto tallo por el haberme dado una mano y dejarme cerca de la tierra. Por haberme regado y cuidado de que no me destruyan ni tempestades ni animales."
A lo que él le comenzó a agradecer y a darse un poco de gloria por sus actos pero ella lo detuvo con calma y le hizo mantener silencio nuevamente, y continúo con lo que decía.

"Has puesto en mi mucho de tí. Has puesto en mi tus esperanzas y tus proyectos, como tus miedos e inseguridades. Has colocado sobre mi tus deseo y fantasías, como también tu angustia y amor.
Has puesto mucho en mi y te has vaciado de ti, poniéndolo en mí."
Ante estas palabras el hombre comenzó a defenderse y a plantearle que no era agradecida, que él quería lo mejor para ella... Y nuevamente ella lo miró fija y profundamente, produciendo nuevamente el silencio en sus labios.

"No soy ni agradecida ni desagradecida ante sus actos. Como tampoco me responsabilizo de tus deseos ni miedos, ni tus angustias ni proyectos. Yo tan solo me encuentro viviendo mi presente,
Mi experiencia está sucediendo en el aquí-ahora. Para mi no existe, ni siquiera pienso en mi futuro. Existe esto que estoy viviendo y con ello me basta."

Y luego, ella se levanta de la silla y va hasta su maceta; se acomoda y lentamente coloca sus raíces bajo tierra. A lo que le dice, con un amoroso "Disfrutame aquí y ahora; disfrutá de disfrutar aquí y ahora. Disfruta el estar vivo aquí y ahora. Y pon en ti tus deseos, tus proyectos y tus convicciones; como también pon en ti tus miedos e inseguridades, y resuelve además tu angustia.
Toma todas las cargas emocionales que me has transferido a mi y asimilalas nuevamente. Ellas son tuyas y si no están en tí no puedes sanarte ni vivir en armonía.
Te recuerdo que tus cargas no me pesan, porque no me hago responsables de ellas. Mi vida no me pertenece, tan solo la vivo. Prueba a hacer lo mismo".

.... Y él despertó de aquel sueño, y se preguntó si había sido un sueño.

Expectativa Cero



FRASES DII

"Rompe en llanto frente a la muerte, tan solo quien no ha vivido realmente."

-

"Dios dijo y luego vió sus palabras hacerse realidad.
Si copiásemos aquel acto, aprenderíamos a decir correctamente."

-

"Poner la vida en todos los actos honestos que haga. Ella está en juego."

Expectativa Cero


Transcure

Caen del cielo gotas que antes le fueron suyas.
Caen y se explotan en el suelo.
Aquel que las recibe en agradecimiento,
las absorbe y las multiplica.

Crece una flor de entre las piedras y tierra,
crece desde una semilla olvidada en el camino.
En sus pétalos está el vínculo con las abejas,
y en ellos, el arco iris refleja sus colores.

Lame una madre a su cría,
crece un feto dentro de un huevo.
La vida crece a todo momento,
hasta en la muerte fría.

Entre recuerdos de mis pasados,
entre suspensos de mis futuros.
Entre experiencias de la naturaleza,
entre idas y vueltas.

Todo transcurre entre un caer,
un crecer y florecer.
Transcurre entre nutrir y multiplicar,
entre dar y recibir en lo dado.

Vivir y morir, multiplicarse, multiplicando.
Saberse aquella gota, aquella flor.
Aquella asistencia al nacer,
naciendo en cada nacimiento.

Expectativa Cero


Mi punto .

Corre un niño por la calle, escapando de nadie; tan solo está jugando.
Asoma con cuidado una niña por entre la oscuridad, temiendo a nadie; tan solo está jugando.
Épocas de un pasado no tan pasado. De unos momentos no tan lejanos a nuestro tiempo actual.

Es que me freno a ver a la gente, a la mayoría de la gente, y en ellos veo la sombra del miedo, la preocupación y la inseguridad. En el mismo lugar donde antes estaba el destello de la risa, de las ganas, del coraje y el valor.

Y hasta que punto todo es como es y no como elijo que sea; hasta que punto puedo ser aquel desconocido al que no se le temía, o el hombre que hace un acto de bien y luego desaparece entre las calles de una ciudad sobre poblada de prejuicios.
Y hasta que punto yo elijo lo que vivo, pensando que elijo algo más "mejor" y que termino absorbido por aquello elegido. Tener un auto, una moto, una casa; y hoy han pasado a tenernos a nosotros, es por ello que estamos dispuestos a dar lo que nos pidan.

Y hasta que punto mi sonrisa es manchada con pinceladas de mi sangre, sudor y lágrimas.

Todo esto es hasta el punto que uno lo decida. Puede ser punto y coma, punto seguido, punto aparte o punto final.
Puede uno darle la continuidad con algún justificativo.
Puede uno darle el cambio hacia otra continuidad, desde otra perspectiva.
Puede uno darle un tiempo, espacio y distancia y luego volver a recaer en ello por la necesidad y la carencia.

Como también puede uno utilizar el punto final. Aquel punto que define el cambio. Aquel punto que da un cierre de ciclo y abre un nuevo cuento a escribir y contar.
Y este punto no es rechazando, deformando o hasta ocultando lo pasado. Este punto va más allá de todo eso.
Este punto es el de inflexión y expresión de un cambio que ha llegado para escribir en uno una nueva historia.

Cada punto se elije y no se es juzgado. Cada quien puede elegir, en relación a su proceso, como puntuar este momento en su vida.
Y este, en este momento, es mi punto.

Expectativa Cero