Eligiendo mi final

Camina la hormiga con su botín; una parte de una hoja que es casi tres veces más grande que ella.
Cae suavemente la gota por el árbol, buscando entre la corteza su camino.
Canta dulcemente la calandria, parada en la cima de un árbol o poste de luz.

Entre tantos ejemplos he elegido estos para que se pueda percibir la sencillez y practicidad de la naturaleza en su hacer.
Deberíamos de tener de maestra a la maestra por excelencia. Sería positivo para la evolución de nuestra especie, el tomar consciencia de nuestro rol y nuestra responsabilidad.
Saber que somos parte de un todo y que participamos en él; que la cooperación prevalece a la competición, que la libertad es motor de creación. Que la asistencia multiplica y que la individualidad divide; que el valor lleva hasta el miedo y lo trasciende. Que el amor es la energía que en todos reside; que la paz es un estado de gracia.

Sería positivo que en mi vida observe la naturaleza. Que en mis tiempos de stress, la calma me guíe. Que en tiempos de miedos, mi coraje y valor me asistan. Que cuando sienta miedo, elija sentir amor.
Que el fin me llegará, de eso estoy seguro; como también estoy comenzando a comprender que deseo que al llegarme, sea en paz, serenidad, gratitud y amor en mi corazón.

Expectativa Cero