Desnudando a "la verdad"

Decir la verdad; ¿pero que verdad será esa?. Desde donde nace "la" verdad, si es que tiene algún punto de partida.
Y lo que puedo observar es que "la" verdad está pensada para dividir, para confrontar, para enfrentar a un otro. La hemos desarrollado como bandera de "aquí estoy yo y esto es lo que yo digo que es".
No existe ni la ni verdad. Hay diversas posturas, opiniones, percepciones, ideas, gustos, elecciones, modos que serían ese "la" que ya deja de ser tan catedrático y se acerca a lo particular.
Verdad, es también algo decretista. Decreto como es y no existe posibilidad de cambio, de otra idea.
El decir "la verdad" es determinar que yo tengo esa "verdad" y que no existe otra idea ni postura. No se permite el diálogo, ni se invita a la interacción entre personas. 
Se confronta con el otro. Él espera mientras uno habla para dar "su" verdad; en ese momento yo espero para volver a reafirmar "mi" verdad.
En este modo no hay vínculo con un otro, ni interacción ni interpretación; nos negamos, no nos permitimos, conocer al otro, entender al otro, saber del otro.
Compartir opiniones es bajarnos del pedestal de "la verdad" y relajar el dedo acusador que señala de forma violenta a quien no opina como uno. 
Compartir opiniones es abrir las ideas, abrir la propia mente y experiencias. Compartir es partir con un otro en una nueva experiencia, una nueva aventura.

Decir "la verdad" es perder objetividad y ponernos en rígidos.
Ser honestos y congruentes con nuestras ideas y sentimientos, al hacer, es lo que se debería de hacer y digo debería porque cada cual es libre de elegir.

Démosle un poco de aire a "la verdad"; cambiémosle el tono por "mi opinión" y veamos como nos permitimos vincularnos y como nos sentimos intercambiando opiniones, sin tener que defenderlas a violencia verbal y física.
Opinemos y compartamos; volvamos a la unidad respetando al otro, sabiendo que las partes conforman a un todo que no se cree a si mismo como "la" ni "verdad" y que elije el cambio como senda y las experiencias como aprendizaje para evolución.

Expectativa cero