Las partes

Se retuerce dentro mio el orgullo al no ser reconocido; mientras mi ser se encuentra en calma, sabiendo que ha hecho.
El ego reclama atención, reconocimiento e importancia. En tanto el ser habita la experiencia, con el apego a la misma experiencia.

No digo que el ego sea "malo" y el ser "bueno". Tan solo comento lo que cada uno tiene por potencialidad.
En la habilidad de utilizar al ego como parte de nuestra experiencia, uno se puede armonizar con esa parte de uno. Es que negarla es negarme, es que el superarla es mentirme.

El ego como el ser están dentro mío. Es la buena relación con mis partes lo que potencializa a mi posibilidad de mejora. Las herramientas bien utilizadas es la confirmación de aprendizaje y consciencia.

Las herramientas no son malas, el hombre no es malo. La no-consciencia es lo que está poniendo en riesgo nuestra existencia.
Y tanto la no-consciencia como la consciencia es una posibilidad que están sucediendo, uno elije.
Uno es quien elije que elegir; y si uno no se elije, pues no hay quien elija elegirse o no -juego de palabras-.

El ego es para amarlo, el ser es para ser amado.
La interacción entre ambos es la consciencia divina en la vida humana.

Ser consciente en una experiencia humana.

Expectativa Cero