Un cambio

Sus preguntas fueron acercándolo, sin que él sepa, hacia su destino.
Sus actos fueron llevándolo, sutil y constantemente, hacia su finalidad.

El iba andando una trama ya tramada; iba viviendo una vida ya vivida.
Lo que faltaba en todo aquello es que el se reconociese como el artífice de su vida, el actor de su propia obra.

Y como todo, el momento llegó. Y llegó en el momento exacto que tenía que llegar, cuando el receptor estaba atento y despierto para escuchar.

Sus, ahora, respuestas se le presentaron frente a él. Sus actos fueron siendo más conscientes, sabiendo donde iba pisando, con lucidez de sus pasos dados y sus pasos, posibles y probables, a dar.

Y todo ello decantó en un segundo, en el último mismísimo momento en que la última pieza encastro en las demás. Aun cuando su proceso había comenzado muchos años atrás.

Y su vida cambió de paradigma; mutó del "por que" hacia el "para que".
Comprendió que el sentido tiene una mejor relevancia que el motivo. Este último muestra por donde aprender, en tanto el sentido es para armonizar y sanar esa "parte" y vivir mejor.

Siempre había tenido el poder de decidir en su vida. Siempre había tenido la responsabilidad de vivir su vida.
Hoy, decantó la última partícula en el lugar exacto de forma exacta. Hoy, lo comprendió todo.

Expectativa Cero


Al momento del cruce 

Expectativa Cero