Sobre el pensar

Préstale atención a tus ideas; escucha todo lo que en tu cabeza sucede.
Diferencia las voces y los tonos que se escuchan. Excita tus sentido y encuentra las variaciones entre cada uno.

Muchas de estas ideas, de esas voces, de esos estilos no te pertenecen. Hay que tomarse un momento, un tiempo; hay que despertar la intuición para poder saber cuando uno se piensa y cuando a uno lo están pensando.

Los que nos pueden pensar son algunos como las estructuras de pensamiento, las formas de pensamientos, los condicionamientos, el miedo, la ascendencia, la cultura, la aceptación de los otros, entre tantas otras posibilidades más.

Es interesante prender una vez al día, al menos, la luz de la nueva idea. La luz del propio pensamiento.
Saber lo que pienso es pensar. Pensar sin cesar y sin sentido es rumiar la misma idea; es no pensar.

Expectativa Cero