Aprendizaje

Aprender a perder; aprender a ser claro. Y podría decir que primero es ser claro y luego perder.
Expresar claramente lo que deseo, lo que pienso, lo que siento y lo que quiero decir. Expresar con sabiduría para poder sentirme yo tranquilo con lo dicho, saber que lo que salió de mi boca fue acorde con lo que está dentro mío.
Luego, es aprender a perder ya que luego el perder pierde relevancia en si mismo. El proceso, el duelo sigue estando y se transitará como se transite.

El perder, luego del ser claro, es como una liberación, libertad y aprendizaje de nuestros actos. Ahí está la posibilidad de ir mejorando mi comunicación interna, que luego será externa.
Primero el diálogo interno, el diálogo con uno mismo, y luego el diálogo externo, el diálogo con el otro.

La gran mayoría de las cosas residen en una buena gestión del diálogo con uno mismo.
Conocerse a uno mismo garantiza una evolución para el bien estar en la propia vida.

Expectativa Cero