Sobre la creencia

Hay quienes dicen que el desapego es el aprendizaje máximo. Hay unos otros que dicen que es el trascender las formas.
Están los que creen en el Karma y quienes también en el Dharma.

Están las creencias sencillas que aquí he explayado, como las complejas y rebuscadas que prefiero no intentar explicar.

Debo decir, ante toda creencia que ella en si misma es verdad. Y es verdad por el mero hecho de que hay un alguien que cree en ella; es su modo de relacionarse con la vida -cualquiera sea el tipo de creencia que tenga y cualquiera sea su estilo de vida-.

No hay que comparar creencias. Hay que conocer creencias, hay que conocer personas.
Hay que permitirse abrir los conceptos ya amoldados a nosotros y recibir nueva información e ideas.

Al estar permeable a nuevos conceptos, creencias, ideas y vivencias estamos abriéndonos a nuevas posibilidades y esto nos lleva al cambio.
El cambio es lo que nos motiva al aprendizaje y a la mejora. Al crecimiento y al conocimiento.

Por ello, es que mi creencia no debe limitarme a mi, ni yo limitarme en ella.
Mi creencia debe ser lo más permeable posible.

La creencia proviene de poner "el corazón" en lo que uno confía. Habrá que abrir nuestro nivel de confianza y reformularnos en que confiamos.
Habrá que re-plantear el concepto de creencia; ¿confiamos en uno mismo?. Sino; ¿a donde ponemos nuestro corazón?.

Expectativa Cero