Elijo

Robustos los brazos,
de quienes reman sin cesar.
Cansadas las miradas,
de aquellas que aguardar hacia el mar.

Atrapados en ruedas,
de vivir sin prenda.
Corriendo tanto corriendo,
que llegan a su fin sin aliento.

Trabajos forzados,
forzados trabajos.
Dolores y penas.
Amores y glorias.

Todo sucede sin controlarlo,
ya que todo lo controlan.
Pues de ello me desprendo,
hoy no remo, pero vivo.

Expectativa Cero