Su último viaje

Registró por última vez su gabinete, no quería olvidar nada para su viaje.
La partida era inminente y las ansias lo tenían más acelerado que de costumbre, y eso no era poca cosa. Siempre había estado de aquí para allá, de entre esto y aquello.
Desde su niñez el siempre había jugado varios juegos a la vez, con varios amigos imaginarios diversos. Él siempre había tenido la avidez de crear juegos nuevos, era parte de su necesidad y sus impulsos. Ramas rotas servían para determinado juego, mientras unas nubes existían en otro; uno se jugaba en un este planeta y el otro en otra galaxia.
En su juventud, había practicado varios deportes juntos además de haber trabajado todos los días de la semana. A estos actos le adjuntó la lectura, y se fue haciendo instruido conocedor de varias artes.
Los deportes, el trabajo y la lectura tuvo su rédito. Fue formando un cuerpo duro, fibroso y fuerte, con un capital para poder invertirlo y con la sabiduría de una buena decisión.
Siempre había tenido muchas tareas y obligaciones, y aún así tenía el tiempo para estar con su mujer, para agasajarla tanto con cosas como con sentimientos y actos. Luego, los niños y niñas también se sumaron a sus prioridades, pero nunca dejando de hacer cosas, de leer ni de viajar.
Hoy, el paso del tiempo ha dejado un cuerpo cansado, una mente con menos luces y una cama vacía. El tiempo le ha hecho vivir miles de experiencias, entre ellas bellas y dolorosas. Ver el nacer como el partir, ver el tener como el perder.

Hoy, está listo para su último viaje como si fuese el primero. Con las mismas expectativas y emociones. Y hoy parte, no porque desee irse de aquí sino porque siempre le ha gustado viajar y vivir nuevas experiencias.
Y hoy parte con su corazón colmado de amor, con gratitud en su interior y con una sonrisa de satisfacción.

Y revisa por última vez su gabinete, para ver que no se esté dejando nada para su viaje; aunque bien sabe que no se va a llevar nada.
Revisa su gabinete porque allí deja 5 cartas, una para cada hijo e hija.
Hoy parte sin llevarse nada. Hoy parte dejando todo.

Su último viaje, o el primero de nuevas experiencias.

Expectativa Cero