Sobre el camino

Tantas horas, tantos días. Tanto tiempo mal invertido, andando un camino que no era mi camino. Tanto empeño y fuerza le puse; que hasta me dí cuenta que mi obstinación me siguió haciendo perderme en un camino que no era el mio.
Y he llegado al momento de darme cuenta que este camino no era el mío, y aún así me di cuenta que este si era mi camino.
No era mi camino ya que no es la senda que deseo andar. Si era mi camino ya que lo estoy transitando y aprendiendo y vivenciando todo cuanto con el me acontece.
El regresar no es regresar, sino es caminar y andar; es ver y comprender una nueva experiencia y paisajes. En camino es andar y continuar, es aprender y sanar.
Estas tantas horas y días andadas no son en vano, ya que me han llevado al momento del ahora en el cual me di cuenta hacia donde iba.

Hoy, tan lejos de la senda que siento mía; hoy, volviendo a estar conmigo. Hoy, andando mi senda.
Y ahora recuerdo de que se trataba todo, aunque no pueda entenderlo.
Estar con uno mismo, en uno mismo. Vivir el presente, lo demás nebulosa de la mente.

Expectativa Cero