Sobre la inconformidad

Surge la inconformidad cuando hay ruido interior; cuando estamos transitando algo que no nos representa, por una u otra cuestión.
La inconformidad no es mala, es una excelente señal para poder focalizar y re orientar la mira en el accionar.

La inconformidad es la no conformidad dentro nuestro, pulsando para ser vista.
Para este acto es requerido el coraje, el valor, la valentía y la decisión traspasar las trabas ya impuestas, inconscientemente.

El coraje está en el nivel mental. El valor está al nivel del hacer.
La valentía es el valor manteniendo en la constancia del hacer; es el repetir la decisión a pesar del resultado. Ese resultado ya está escrito, decretado, antes de que uno haga algo al respecto. Existe puesto en nuestra mente, como una idea que la creemos verdad.

Inconformidad es la senda para llegar a la conformidad; escuchar la sabiduría que radica en uno (la parte natural) para poder vivir una vida que nos vincule mejor con la gratitud, el placer y la voluntad para vivir.

Cada vez que resuene la inconformidad, abrir los ojos y oídos; escuchar y ver las señales para mejorar la propia vida. Es lo que nos pertenece, nuestra propia vida.

Consciencia en la condición humana. Luz en los momentos de oscuridad.

- Por fecha 16/04/2015 - 

Expectativa Cero


Momento de meditación

- Por fecha 15/04/2015 - 

Expectativa Cero